Poder en España. Resolución de 14 de Septiembre de 2106 de la Dirección General de los Registros y del Notariado

machtiging in Spanje

 

Imagínese la situación en la que un ciudadano británico, residente en el Reino Unido, propietario de una vivienda en la Costa del Sol, desea vender su propiedad, pero por circunstancias de salud, le es imposible viajar a España para comparecer ante Notario español y firmar la escritura de compraventa. Ante esta situación decide otorgar un poder ante un “public notary” en el Reino Unido a favor de un familiar que reside en España, para vender su propiedad.

 

A groso modo, decir, que poder otorgado en el extranjero será equivalente al poder español si concurren los siguientes elementos:

 

  • Que el poder sea autorizado por aquel que tenga en su país la competencia para otogar documentos públicos (fe pública notarial).

 

  • Que el “notario” garantice la identidad y la capacidad del otorgante para el acto o negocio jurídico de que se trate.

 

Pues bien, la resolución de la Dirección General del Registro y Notariado de fecha 14 de septiembre de 2016, entiende que aquellos documentos otorgados ante un “Notary Public” inglés, equivalen a una legitimación de firmas de la persona que otorga el poder, sin que este notario (“Notary Public”) otorgue un juicio de capacidad. Es decir, no existiría equivalente de funciones del funcionario público extranjero (“public notary”) y el notario español, por lo que el poder otorgado ante aquel, no tendría eficacia jurídica en España y la venta del inmueble no podría completarse.

 

Parece que esta resolución de la Dirección General del Registro y Notariado ha venido a plantear más dudas sobre el otorgamiento y utilización de los poderes otorgados en el extranjero.

 

Estimado lector, si tiene dudas en el otorgamiento de un poder en su país de origen  para ser utilizado en España, no dude en acudir a nuestras oficinas donde le asesoraremos convenientemente.